Guía Geológica P. N. Monfragüe

0 76 Dos son las causas principales por las que un río activa su mecanismo de erosión remontante, todas ellas relacionadas con el descenso de su nivel de referencia o de base, es decir, el punto de su desembocadura: climáticas, como el descenso del nivel del mar, generalmente debido a una glaciación, o tectónicas como es el caso del levantamiento del continente. En ambos casos, la respuesta fluvial es la misma. La ampliación de la cuenca hidrográfica por erosión remontante suele llevar ligada a ella la captura fluvial. Se denomina así al fenómeno hidrográfico por el que la erosión remontante de un río puede abrir una brecha en el cauce de otro río, capturando sus aguas y dejándolo sin caudal a partir de ese punto. Ejemplo en tres etapas de erosión remontante en la margen de un río que da lugar a una captura fluvial. El fenómeno de la erosión remontante aplicado a la margen de un río. La flecha roja marca el sentido de progresión de la erosión; la flecha verde el sentido del flujo de la escorrentía. Sobreimposición y antecedencia Un curso o una red fluvial puede, actualmente, conservar un trazado determinado que fue definido en unas condiciones geodinámicas o geográficas anteriores y distintas a las actuales. Cuando esa circunstancia se ha producido fruto de un proceso de encajamiento continuo por ajustes en el perfil de equilibrio sobre una morfoestructura geológica ya existente, se denomina sobreimposición. Significa que el trazado de una red fluvial de un paisaje pasado ha sido superpuesto o sobrepuesto a un paisaje actual pero sobre unos rasgos ocultos de aquel, que salen a la superficie en este último. Cuando esa circunstancia es producto directo de un mecanismo de deformación tectónica posterior a ese río, el fenómeno se llama antecedencia. Entonces, los ríos que han mantenido sus valles sobre relieves estructurales originados posteriormente se llaman antecedentes, porque el trazado del río es más antiguo que la deformación tectónica. Estos ríos son comunes en regiones orogénicamente activas, pero también pueden reconocerse en otros lugares con un pasado orogénico más lejano. En la meseta española la antecedencia es conocida, pero en deformaciones epirogenéticas, es decir, en levantamientos regionales de mayor o menor dimensión. Excepcionalmente se ha producido sobre regiones plegadas. Tres formas de imposición de un trazado a una red fluvial más joven: a, epigénesis; b, sobreimposición; c, antecedencia.

RkJQdWJsaXNoZXIy MzA3NDY=