Guía Geológica Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

86 LOS PAISAJES GEOLÓGICOS LOS PAISAJES GRANÍTICOS Los paisajes graníticos, especialmente los de La Pedriza del Manzanares , constituyen el elemento geológico con mayor personalidad y atractivo turístico del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Estos paisajes son debidos al peculiar comportamiento de los granitos frente a los procesos de meteoriza- ción y erosión. Las rocas graníticas dan lugar a prominencias y riscos de morfologías muy variadas, denominados canchos en la Sierra de Guadarrama. Pero además, a estos relie- ves se le superponen toda clase de formas de menor tamaño, lo que da por resultado un paisaje diverso, insólito, a veces laberíntico y complicado de comprender, en el que la realidad supera a la imaginación. La respuesta de un macizo granítico a las ac- ciones de los agentes modeladores del relieve está determinada por diversos factores de control, siendo los principales la composición (mineralogía) y textura (tamaño de grano) de la roca, la intensidad y orientación de las fracturas, el clima y el relieve. Dentro del parque nacional se pueden diferenciar dos grandes grupos de rocas graníticas, esta diferenciación es muy impor- tante en lo que respecta a la intensidad de los procesos de meteorización. Los granitos y los leucogranitos (granitos de color muy claro) son rocas muy ricas en sílice, con gran abundancia de minerales resistentes a la meteorización, como son el cuarzo y el feldespato potásico. Los monzogranitos y granodioritas son rocas que contienen cantidades algo mayores de minerales ricos en calcio como la plagioclasa, y minerales ricos en hierro y magnesio, como la biotita, menos resistentes a la meteorizacion. Dada su mayor resistencia a la meteorización, los granitos L a j a m i e n t o ( d i a c l a s a s c u r v a s ) Diaclasas verticales Granito arenizado (grus) Pseudolapiaz (microformas) L a j a m i e n t o ( d i a c l a s a s c u r v a s ) Diaclasas verticales Granito arenizado (grus) Pseudolapiaz (microformas) El risco de La Caperucita (cerca del Yelmo, en La Pedriza) presenta una morfología muy singular, que está controlada por la suma de diferentes factores y procesos geológicos. En primer término, una amplia zona de granito arenizado separa el risco de otros relieves graníticos, posiblemente esta zona se corresponde a una franja de fracturación intensa de la roca. El lajamiento o diaclasado curvo, que es muy grueso, se visualiza al pie del risco y es el que delimita el volumen principal del risco. El diaclasado vertical separa la masa rocosa en diferentes segmentos y le confiere un aspecto en forma de castillo o empalizada (acastillado). Las complicadas microformas de la cumbre son debidas a procesos de meterorización intensa (pseudolapiaz) superpuestas.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI4MzQz