Guía Geológica Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

52 Mapa geológico de la provincia de Madrid, a escala 1:200.000, de Casiano de Prado (1864). Corte geológico realizado por José Macpherson (1883) en la Sierra de Guadarrama. UN POCO DE HISTORIA Una Edad de Plata de la geología española La disolución en 1859 de la Comisión del Mapa Geológico y la transferencia de los trabajos de cartografía geológica a la Junta General de Estadística, ralentizó un tanto la producción de nuevos mapas geológicos. Sin embargo, Prado continuó perfeccionando sus estudios desde esta nueva organización a la que fue adscrito, de forma que en 1864 vio la luz su Descripción física y geológica de la provincia de Madrid. Se trata sin duda de su obra fundamental, la que él más trabajó y cuidó, y el detalle alcanzado en su mapa geológico no fue superado hasta la publicación, a partir de 1927, de la nueva cartografía geológica a escala 1:50.000 por el Instituto Geológico y Minero de España. Es por ello que Casiano del Prado es considerado el precursor del conocimiento geológico moderno de la Sierra de Guadarrama. La refundación en 1873 de la Comisión del Mapa Geológico de España coincidió en el tiempo con una etapa de florecimiento de las investigaciones científicas en el país. El Sexenio Democrático supuso una vía a la modernización ideológica, cultural y científica de la sociedad española, que comenzó a aceptar los avances científicos realizados en ámbitos internacio- nales. Las nuevas propuestas de Darwin en biología o de Lyell en geología supusieron un antes y un después para la mejor comprensión de los elementos naturales. Fue por entonces cuando se fundaron la Sociedad Española de Historia Natural y la Institución Libre de Ense- ñanza, organizaciones científicas y pedagógicas que, junto con el Museo de Ciencias Naturales, nuclearon buena parte de las investigaciones geológicas en torno a los círculos científicos madrileños y segovianos. Los continuadores de las labores de Casiano de Prado en la Sierra de Guadarrama fueron tres destacados naturalistas y geólogos: José Macpherson, Salvador Calderón y Francisco Quiroga, quienes la recorrieron motivados por la ilusión y la inquietud de avanzar en su conocimiento. Macpherson fue un geólogo auto- didacta gaditano, investigador independiente, e introductor en España de muchas de los conocimientos y de las técnicas de investigación geológica que se desarrollaban en Europa, entre ellas la microscopía petrográfica. Su laboratorio particular fue un lugar de magisterio donde se formaron Calderón, Quiroga y muchos otros geó- logos preocupados por adquirir nuevas compe- tencias investigadoras. La amistad personal de Macpherson con Francisco Giner de los Ríos mo- tivó su estrecha colaboración con la Institución Libre de Enseñanza, en la que fue profesor de geología y petrografía. No sólo la estudió desde el punto de vista geológico o emocional (tuvo una segunda residencia en La Granja), sino que también participó en las numerosas excursiones científico-pedagógicas de la Institución que se realizaron por la sierra. Su visión, compartida plenamente por otros investigadores, fue la de que la Sierra de Guadarrama era la columna vertebral de la península Ibérica y fue pionero en apuntar algunas ideas sobre la tectónica de la sierra. La atracción que ejercieron estos te- rritorios sobre los círculos científicos, culturales

RkJQdWJsaXNoZXIy MTI4MzQz