NOVEDADES

Iniciamos la dotación de contenidos en esta página el día 17 de octubre de 2006.

 

 

AÑO 2014

 

Nueva web del proyecto "Estación paleontológica Valle del Río Fardes" (EPVRF) del IGME en Fonelas (Granada) y de su primera fase: el Centro paleontológico Fonelas P-1 (CPFP-1):

 

www.igme.es/epvrf/estacion/default.aspx

 

A partir de este año, ésta es la web activa del conjunto del proyecto. Se mantendrá la antigua del Proyecto Fonelas por los diferentes tipos de información preliminar que contiene (se puede acceder a la misma desde un enlace en la nueva web).

 

 

AÑO 2013

 

- Abril

Descargar

 

- Marzo

Datos de la entrevista solicitada por la REVISTA NOVA CIENCIA (solicitud de entrevista el 8 de marzo de 2013)

 

Hola Alfonso, en la revista Nova Ciencia (www.novaciencia.es) estamos elaborando un reportaje sobre el diente de leche aparecido en Orce y que es el resto humano más antiguo de Europa. Nos parece importante para este reportaje explicar el ecosistema de la zona y para ello creemos que el yacimiento de Fonelas es esencial. Al fin y al cabo, la distancia entre Fonelas y Orce es relativamente pequeña y comparten condiciones ambientales y de biodiversidad. A continuación le paso unas preguntas cuyas respuestas serán empleadas en la confección del reportaje: 

Tienes razón Alberto, para entender los registros de Orce es necesario conocer aquellos de Fonelas (el yacimiento de Fonelas P-1) pues los segundos son más antiguos que los primeros y representan la configuración paleobiológica del inicio del Cuaternario, configuración de la que son herederos los ecosistemas más recientes de Orce, aunque con numerosas modificaciones.

Te tengo que contestar a tus preguntas con detalle y cierta extensión, pues la cuestión no es tan sencilla y directa como parece. La distancia geográfica no es grande pero la configuración geológico-paleopaisajística-paleofaunística-paleoambiental sí lo es, al igual que la distancia cronológica.

- ¿Qué condiciones reunía la zona para albergar semejante biodiversidad? 

Es cierto que tanto el yacimiento de Fonelas P-1, de dos millones de años de antigüedad, como los yacimientos más significativos del área de Orce (Venta Micena, Barranco León-5/Fuente Nueva-3), de cronologías situadas entre 1,4-1,1 millones de años de antigüedad, tienen una gran diversidad de grandes mamíferos (sobre todo Fonelas P-1 y Venta Micena). Pero la zona de las altiplanicies del norte de Granada, donde se encuentra este conjunto de yacimientos, en aquellos tiempos (y en estos) no es en ningún caso homogénea desde la perspectiva geológico-paisajística.

Existieron, y existen, dos grandes áreas en el territorio, rodeadas por cordilleras montañosas de rocas metamórficas o calcáreas, muy diferenciadas. Al suroeste se encuentra la Cuenca de Guadix, configurada al inicio del Cuaternario por un ancho río con múltiples canales (en la llanura próxima a unos de sus afluentes se formó el yacimiento de Fonelas P-1), que vertía aguas al nordeste, por extensas llanuras de inundación y ocasionalmente por pantanos y pequeños lagos. Esto es, paisajísticamente fue un “Serengeti” en Iberia. En el nordeste (la Cuenca de Baza) existió un extenso lago, poco profundo, en el que desembocaba el gran río de la zona de Guadix, lago que en su margen oriental (en la zona de Orce) tenía muy poca profundidad y en sus orillas se desarrollaron de forma ocasional pequeñas zonas palustres (en este ámbito se encuentran los yacimientos con presencia humana del área de Orce).

Modelo digital de terreno de las cuencas de Guadix y Baza con la posición geográfica de los yacimientos mencionados en el texto (fuente: EPVRF-IGME).

Conocemos la evolución del paisaje, de los ecosistemas, en ambos ámbitos geográficos. Hace dos millones de años, cuando en Fonelas P-1 existió esa diversa llanura fluvial plagada de grandes mamíferos, en la zona de Orce se desarrollaron sobre la superficie del territorio abanicos aluviales con suelos estériles en lo que a vegetación y fauna vertebrada se refiere. Por el contrario, en el intervalo de tiempo comprendido entre 1,4 y 1,1 millones de años atrás, en el área de Fonelas P-1 se desarrolló un pequeño lago de aguas permanentes sin vestigios faunísticos, mientras que en el área de Orce se desarrollaron amplias orillas o sistemas de pantanos en los márgenes del gran lago, que se desecaron de forma drástica en algunas ocasiones y fueron punto focal para la actividad biológica de numerosos organismos, incluidos los seres humanos.

Por otra parte, la distancia cronológica (con sus importantes diferencias faunísticas) es más que notable. Hace 2,5 millones de años da comienzo el Cuaternario y los ecosistemas terrestres europeos quedan configurados por lo que será la fauna autóctona del continente a partir de entonces y durante, al menos, el siguiente millón y medio de años. Distintas especies de herbívoros y de carnívoros serán comunes en los yacimientos paleontológicos, incluidos Fonelas P-1 y los de Orce, de ese amplio intervalo de tiempo (p.e. mamuts meridionales, félidos con dientes en forma de sable y distintos tipos de cérvidos). Pero se dan notables diferencias en los distintos ecosistemas en el tiempo: se han definido en Europa asociaciones de mamíferos que se suceden en el tiempo, cada una de ellas con algunas especies exclusivas o características de cada intervalo cronológico. Dichas asociaciones exclusivas, y no repetitivas, se llaman zonas de mamíferos (bajo el acrónimo MNQ: Mammal Neogene Quaternary zones) y son de gran importancia para interpretar cada yacimiento y su posible semejanza con otros del continente euroasiático.

De esta forma, Fonelas P-1 (por su composición taxonómica y cronología) pertenece a la zona MNQ18, zona de mamíferos en la que se integran otros dos yacimientos europeos muy singulares: Senèze en Francia y Dmanisi en Georgia (este yacimiento, datado en 1,9 millones de años de antigüedad, es la localidad con las evidencias más antiguas de presencia humana fuera de África). Por otra parte, los tres yacimientos de Orce mencionados con anterioridad, por su fauna, se integran sin duda alguna en la zona MNQ20, un periodo de tiempo aproximadamente 700.000 años más reciente que el registro de Fonelas P-1. En la zona MNQ20 numerosas especies características de la zona MNQ18 se han extinguido hace cientos de miles de años y, en definitiva, es reflejo de un mundo evolutivo y paleobiológico muy diferente del que representan Senèze, Fonelas P-1 y Dmanisi. Los yacimientos de Orce tienen análogos paleoecológicos en Europa, por ejemplo en Alemania (Untermassfeld) o en Italia (Pirro Nord).

- ¿Por qué aparecen ahí y no en otros puntos de la Península Ibérica? 

Nos encontramos ante el registro geológico en las cuencas de Guadix y de Baza de dos puntos calientes (“hotspots”) de biodiversidad pasada en el ámbito de unas cuencas continentales endorreicas (toda gota de agua de lluvia quedó en el ámbito de los ríos, pantanos o lagos de las cuencas; no llegó al mar, quedó en el continente). Uno de ellos, desarrollado en Fonelas P-1 hace dos millones de años, está relacionado con un incremento de los recursos hídricos y alimenticios para la fauna de aquella época, en el ámbito de amplias llanuras fluviales con bosques galería asociados. El segundo hotspot, acontecido setecientos mil años después en el área de Orce, es aquel en el que la concentración de vida vertebrada se asocia a los márgenes de lagos y pantanos parcialmente desecados, en un momento puntual (desde la perspectiva geológica) de crisis y escasez de recursos hídricos y alimenticios (unos pocos puntos con agua dulce en aquel territorio fueron lugar de concentración de vida y de muerte).

Zona de reserva geológica del IGME en Fonelas que incluye al yacimiento Fonelas P-1 (Granada, Estación Paleontológica Valle del Río Fardes -EPVRF-, IGME) (fuente: EPVRF-IGME).

Esto dos momentos de alta diversidad biológica sucedieron en aquellos lugares y se han verificado en esas cronologías, pero pudo quedar o no testimonio fósil de dichos sucesos paleobiológicos y paleoambientales. Pero sí quedaron registrados en las rocas de ambas cuencas por dos motivos fundamentales: el primero es que en estas cuencas continentales (Guadix y Baza) durante dos millones de años, comenzando a contar desde el inicio del Cuaternario, el balance general ha sido positivo para la sedimentación frente a la erosión (el agua de lluvia se quedó en las cuencas y también los sedimentos detríticos o químicos dependientes de ellas); el segundo motivo es que en estas cuencas, en las cronologías que hemos mencionado más arriba y en estos contextos ambientales al aire libre, hubo una intensa actividad biológica de dos tipos de organismos que transfieren información biológica desde la biosfera hasta la litosfera a través de su comportamiento en la alimentación: los hiénidos (como en los casos de Fonelas P-1 o Venta Micena) y los homínidos (como en Barranco León-5 o Fuente Nueva-3).

Por todo ello, aunque es de suponer que estas asociaciones de mamíferos pudieron habitar en otras zonas de la península Ibérica, no ha aparecido información sobre estos acontecimientos paleobiológicos en otros lugares, de momento. Sólo las cuencas de Guadix, para el intervalo de tiempo comprendido entre 2,5-1,5 millones de años, y de Baza, para el intervalo de tiempo comprendido entre 1,4-0,5 millones de años, han conservado estos testimonios fósiles en medio abierto, y están expuestas las rocas que contienen la información, para su estudio e interpretación, de parte importante del registro de los acontecimientos paleobiológicos más singulares del inicio del Cuaternario.

- ¿Cómo llegaron estos grandes mamíferos desde África? 

Este es un debate muy antiguo que, a día de hoy, no tiene una respuesta satisfactoria. Hace años, en 1999 y en 2009, publicamos hipótesis complementarias y mejoradas en relación con el posible significado de distintas especies de mamíferos singulares, en el sentido de ser alóctonas al contexto ecológico europeo en cronologías tan antiguas como los dos millones de años de antigüedad. Entre estos grandes mamíferos se encuentran carnívoros y herbívoros (lobos, bóvidos, jiráfidos) cuyos linajes son supuestamente asiáticos, que coexistieron con otros carnívoros y otros herbívoros (hienas, suidos, chacales, cabras, homínidos) cuyos linajes son, también supuestamente, africanos. Y ambos conjuntos formaron parte de un antiguo ecosistema, integrado también por especies autóctonas europeas (mamuts, rinocerontes, cebras, antílopes, guepardos, tejones, linces y distintos tipos de ciervos) que, como hemos mencionado con anterioridad, se desarrolló en la península Ibérica pero no otros territorios del arco mediterráneo europeo.

Siempre se ha aceptado la posibilidad de la incorporación de fauna africana a Eurasia a través del corredor Levantino (Oriente Próximo), pero esta posible vía no explica ni mucho menos de forma satisfactoria lo registrado en los yacimientos granadinos. Por otra parte, las hipótesis tradicionales del paso de fauna africana a Europa por el Estrecho de Gibraltar se sustentan tan sólo en la posibilidad de una gran bajada del nivel de mar, que en ningún caso comunicaría África con la península ibérica de forma directa pues como mínimo (en ese contexto) existiría siempre un brazo de mar de, al menos, cuatro kilómetros entre ambos continentes (esta distancia es insuperable para muchas de las especies que pudieron dispersarse entre ambos continentes). En este punto es importante señalar que durante el Cuaternario basal, en cronologías próximas a 2 millones de años y algo más antiguas, existen mamíferos africanos en la península Ibérica al igual que existe registro de algunos grandes mamíferos europeos (los autóctonos) en algunos yacimientos norteafricanos.

Siempre he pensado que tanto los que defienden el paso por el estrecho, en ese escenario, como aquellos que lo niegan, no disponen de pruebas suficientes para establecer un modelo geológico verificable del estrecho en aquella época. Pero sí podemos avanzar que investigaciones en marcha, realizadas en el ámbito de nuestro proyecto, sobre la batimetría del arco de Tarifa, su configuración geológica y geomorfológica, los movimientos tectónicos en esta zona y el eustatismo en cronologías posteriores a 2,5 millones de años (entre 2,1-2,0 Ma) nos permitirán en un futuro confirmar o rechazar lo que hoy día es solo una posibilidad: la existencia de una comunicación intermitente durante breves intervalos de tiempo entre ambos continentes a través de un escenario paleogeográfico y paisajístico hasta ahora insospechado.

  -¿Qué especies son las que han aparecido? ¿Tienen sospechas de encontrar algunas más conforme avancen los trabajos? 

Por el momento en Fonelas P-1 han aparecido básicamente restos fósiles de especies démicas en relación con el antiguo paisaje de la cuenca (llanuras, ríos y pantanos o pequeños lagos), es decir, aquellas en las que los individuos de sus poblaciones nacen, se alimentan, se reproducen y mueren en ese contexto ambiental. Entre ellas, se han identificado: mamuts meridionales, rinocerontes de pradera, jirafas, ciervos extinguidos de tres especies, cebras, grandes bóvidos primitivos, antílopes, jabalíes de río, dos especies de hienas (incluida la de rostro corto), dos especies de félidos con dientes en forma de sable, guepardos gigantes, perros salvajes, linces, lobos, chacales, zorros y tejones, amén de un variado número de especies de erizos, conejos y liebres, topillos, anfibios y reptiles. Así mismo, se ha identificado la presencia de puercoespines pero no a través de sus huesos fosilizados, sino a través de las marcas que dejan con los dientes al roer huesos de distintos animales.

Asociación fosilífera característica del yacimiento paleontológico de Fonelas P-1 (fuente: EPVRF-IGME).

Por otra parte, existe un conjunto de especies adémicas al ámbito de la cuenca (aquellas especies de mamíferos cuyas poblaciones o individuos ocasionalmente realizan actividades en el ámbito de la cuenca, por ejemplo la alimentación, pero que el grueso de sus actividades biológicas son realizadas en otros ámbitos ecológicos, como en las montañas de la periferia). Dentro de este grupo destaca la cabra montés, de la que se han encontrado restos fósiles en el yacimiento, pero faltaría encontrar registro de otros organismos como primates (bien sean macacos, teropitecos u homínidos), osos e incluso algunos otros tipos de ungulados o carnívoros de talla media y pequeña, como pudieran ser los jaguares o distintas especies de pequeños mustélidos y vivérridos.

- Sin embargo, ese yacimiento no tiene restos de homínidos, ¿no? 

No, a día de hoy no hemos localizado restos fósiles de primate alguno. Aunque los homínidos hubiesen habitado en aquellas cronologías en el ámbito de la periferia del área de Fonelas P-1 (en las montañas que rodean a la Cuenca de Guadix) su registro fósil en un yacimiento generado al aire libre de las características de este lugar es difícil. En un cubil de hienas gigantes de rostro corto al aire libre se hace muy difícil la conservación de huesos fósiles de animales de pequeño tamaño adémicos al sistema, en este caso, de primates.

Los primates en estas antiguas cronologías no habitan de forma permanente en el ámbito de los ríos, lagos o pantanos (aunque allí se encuentren los vestigios de sus actividades), habitan en las montañas periféricas que les dan protección y refugio y acceden al ámbito de las llanuras en busca de recursos hídricos y sobre todo alimenticios. Pero esos paisajes en las llanuras son peligrosos, muy peligrosos para animales humanos como nuestros antepasados.

Tenemos que tener en consideración que los grupos de homínidos en estas cronologías estaban formados por un número muy bajo de individuos, que sus cuerpos y esqueletos son muy pequeños y frágiles y que, en el caso de haber habitado en ese ámbito geográfico en aquellas antiquísimas cronologías, en relación con el yacimiento de Fonelas P-1 y los hiénidos, habrían sido alimento de las hienas bien a través de acceso primario a algunos de sus cadáveres (con la consiguiente destrucción de sus huesos por carroñeo) bien a través del aporte de alguna porción de sus cadáveres al propio cubil donde continua el consumo de huesos por parte de las hienas y, por tanto, la destrucción de los elementos esqueléticos más frágiles (en este caso siendo primates se incluirían todos ellos, al menos potencialmente).

En todo caso, en Europa, la presencia de huesos fósiles de homínidos en yacimientos generados al aire libre (no en cuevas) es algo tan excepcional que, independientemente de la cronología (p.e. en España todos los fósiles de Homo heidelbergensis o de Homo neanderthalensis se encuentran en cuevas, a pesar de que se conocen centenares de estaciones paleolíticas al aire libre), se trata de un registro fósil que no pasa de ser anecdótico. En este sentido la presencia en Barranco León-5 de dos dientes humanos de leche (el localizado en el año 2002 y un fragmento previamente localizado en el año 1994) es algo excepcional, pero ya previsto. Tal es así, que en dicho yacimiento cuando se excave en la capa fosilífera aguas arriba del barranco (hacia el Sur, hacia la zona proximal de la capa) aumentará la probabilidad científica (tafonómica) de recuperar elementos esqueléticos humanos de mayor tamaño y densidad, es decir, con una mayor integridad anatómica y un mejor estado de conservación.

Muchas gracias por todo y le agradecería que me enviara imágenes de restos aparecidos de grandes mamíferos, así como del yacimiento en sí y del equipo de trabajo.

Parte del equipo de trabajo de la EPVRF (IGME) (fuente: EPVRF-IGME).

Muchas gracias a ti. Como te avancé el tema no es lineal ni sencillo. Te he explicado, en las respuestas a tus preguntas, cómo son y cómo funcionaron las cosas, sin vulgarizar los asuntos ni los conceptos pero buscando un lenguaje accesible, hasta donde se puede.

Te ruego que las respuestas aparezcan de forma íntegra en el reportaje, pues de otra forma no se comprenderá lo que se sabe de los registros fósiles de ambas cuencas, que es mucho (si te das cuenta no describo opiniones personales, te resumo información científica de forma accesible).

 Me comentas lo que consideres oportuno.

Un saludo cordial,

Alfonso Arribas Herrera

Científico Titular

Estación Paleontológica Valle del Río Fardes

Museo Geominero

Instituto Geológico y Minero de España

Ministerio de Economía y Competitividad

 

 

- Enero

Noticias:

http://guadix.ideal.es/reportajes/1076-2013-viene-a-la-comarca-de-guadix-con-un-pan-debajo-del-brazo-.html

http://guadix.ideal.es/reportajes/1144-entrevista-alfonso-arribas-cientifico-titular-en-el-instituto-geologico-y-minero-de-espana.html

http://www.granadahoy.com/article/ocio/1443351/fonelas/gran/zoologico/la/prehistoria.html

 

Artículo especializado de interés:

Nomade, S., Pastre, J.F., Guillou, H., Faure, M., Guérin, C., Delson, E., Debard, E., Voinchet, P., Messager, E., 40Ar/39Ar constraints on some French landmark Late Pliocene to Early Pleistocene large mammalian paleofaunas: paleoenvironmental and paleoecological implications, Quaternary Geochronology (2013), doi: 10.1016/j.quageo.2012.12.006.

http://www.sciencedirect.com/science/journal/aip/18711014

 

AÑO 2012

+ PRESENTACIÓN DE LA COMUNICACIÓN, EN EL IUCN WORLD CONSERVATION CONGRESS (6-15 September 2012, Jeju, Korea), TITULADA "The Guadix Basin (Granada, Spain): two million years of geodiversity underpinning biodiversity".

http://portals.iucn.org/2012forum/?q=0280

La paleontología y la geología de Comarca de Guadix en el Congreso Mundial de Conservación de la Naturaleza de la UICN en Corea.

La UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, contribuye a encontrar soluciones pragmáticas para los principales desafíos ambientales y de desarrollo que enfrenta el planeta. Esta Unión ha trabajado durante el siglo XX en temas relacionados básicamente con la Biodiversidad, pero en el siglo XXI, a través de iniciativas españolas, comienza a integrar la Geodiversidad entre sus objetivos.

Las excelencias geológicas y paleontológicas de la Comarca de Guadix, junto con el paisaje que deriva de ellas, tienen importancia científica, cultural y natural en el ámbito europeo.

El Instituto Geológico y Minero de España, con el aval de la Sociedad Geológica de España y de UICN Centro de Cooperación del Mediterráneo, ha presentado este mes de septiembre a la Comarca de Guadix en dicho congreso mundial como ejemplo de "co-evolución" entre la geodiversidad y la biodiversidad durante los últimos dos millones de años.

Se presenta en el Congreso Mundial de Conservación de la naturaleza un resumen del registro paleobiológico, geológico, prehistórico e histórico de la cuenca de Guadix como ejemplo de una riqueza natural y cultural dependiente de la geología; como muestrario de una rica geodiversidad; y se dan a conocer las estrategias (incluida la Estación paleontológica Valle del Río Fardes del IGME, en ciernes, y el futuro Geoparque europeo del Cuaternario) diseñadas y en desarrollo para la conservación natural del territorio, su explotación científica y cultural, y su repercusión en la sociedad apegada al mismo.

La singular evolución geológica de estas tierras ha permitido el desarrollo en el tiempo de distintos puntos calientes, “hotspots”, de biodiversidad desarrollados hace 2 millones de años, hace 1,7-1.5 millones de años, hace medio millón de años, en época prehistórica y en periodos históricos, con el establecimiento de distintas culturas y civilizaciones hasta la actualidad.

Ello se debe a que en esta comarca se da, como en pocos territorios europeos, aquella ecuación en la que la vida va de la mano de forma íntima con la evolución de paisaje en el tiempo y éste, el paisaje, depende íntimamente de la geología pasada y presente.

Por ello, se ha presentado una comunicación en dicho congreso mundial en que se pone de ejemplo la geología, la paleontología y la geodiversidad de la Comarca de Guadix, destacando su singularidad e importancia a escala europea, y detallando de forma gráfica cómo la vida en un territorio tiene posibilidades en el tiempo gracias a unas específicas características de la evolución de la tierra en el mismo. Un territorio lleno de vida salvaje animal, ya extinguida, mientras la cuenca se colmataba y, de nuevo, lleno de vida cuando se está erosionando y progresivamente vaciando, en ambos casos debido a procesos geológicos y ambientales condicionados por variables que afectan a todo el planeta.


+ ACONDICIONAMIENTO TÉCNICO SOBRE PARTE DEL YACIMIENTO DE FONELAS P-1 PARA PRÓXIMAS ACTUACIONES TÉCNICAS Y CIENTÍFICAS EN RELACIÓN CON LA INVESTIGACIÓN, LA DIVULGACIÓN Y LA DOCENCIA DE LAS FAUNAS DE GRANDES MAMÍFEROS DEL PLEISTOCENO INFERIOR BASAL (ESTACIÓN PALEONTOLÓGICA "VALLE DEL RÍO FARDES"). Julio de 2012.

Antes

Ahora

 

AÑO 2011

+ DATOS GRÁFICOS BÁSICOS SOBRE LA PRÓXIMA PROPUESTA DE Geoparque Europeo del Cuaternario EN LA COMARCA DE GUADIX

 

+ REFLEXIONES

Acceso a pdf

http://www.icog.es/_portal/opinion/opinion.asp

25 de Octubre de 2011

 

+ ACCESO AL LISTADO CON EL RESUMEN DE DATOS DE LOS YACIMIENTOS Y SITIOS PALEONTOLÓGICOS DEL CUATERNARIO LOCALIZADOS POR EL PROYECTO FONELAS DEL IGME EN LA CUENCA DE GUADIX

19 de Octubre de 2011

Aquí

 

+ FONELAS P-1 Y LA CUENCA DE GUADIX EN EL PROGRAMA DE TVE "LA AVENTURA DEL SABER"

10 de Octubre de 2011

En este enlace podréis ver el reportaje:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-reportaje-fonelas-mundo-perdido/1219402/

 

 

+ FONELAS P-1 Y LA CUENCA DE GUADIX EN EL PROGRAMA DE TVE "LA AVENTURA DEL SABER"  

5 de Septiembre de 2011

El próximo lunes 10 de octubre, a partir de las 10 de la mañana, se emitirá un reportaje sobre algunos aspectos relacionados con el yacimiento paleontológico de Fonelas P-1 y la Cuenca de Guadix dentro del programa "La Aventura del Saber" de la 2 de TVE. Con posterioridad, el documental estará colgado en la página web de "La Aventura del Saber".

 

+ BREVE HISTORIA DE FONELAS

Por A.A.H. 

Septiembre de 2011

Las tierras y los paisajes del término municipal de Fonelas tienen muchas historias que contar, pues las rocas de este territorio guardan testimonio de ecosistemas pasados o bien han sido el soporte en el que los seres humanos, prehistóricos e históricos, decidieron ubicar sus comunidades y sus vidas en el tiempo.

Paisajes actuales de Fonelas.

El actual paisaje abarrancado, con sus centenares de barrancos, corta capas y rocas del Cuaternario antiguo (de entre 2,3 y 0,8 millones de años de antigüedad), cuando este territorio estuvo configurado por un gran río (el Fardes primigenio) con sus praderas en los márgenes, lagunas (las rocas blancas que observamos en algunos de los barrancos actuales son testimonio de ello) y llanuras asociadas en las que la vida, en ocasiones, tuvo su máximo esplendor. Este río aportó durante cientos de miles de años sedimento (las rocas de color gris del paisaje actual), que rellenó paulatinamente la Hoya de Guadix hasta las alturas de los llanos actuales, nutrientes y agua para la vida.

Aunque se han encontrado numerosos yacimientos paleontológicos con huesos fósiles de grandes mamíferos cuaternarios (el registro fósil en el término municipal de Fonelas se inicia, de momento, hace aproximadamente dos millones trescientos mil años con fósiles de mastodontes y gacelas), es hace dos millones de años cuando este territorio fue un verdadero vergel.

Fragmento de maxilar de mastodonte (Anancus sp.) procedente del yacimiento Fonelas SCC-3 (2,3 millones de años de antigüedad).

En esa antigua cronología los territorios que hoy se llaman de Fonelas estuvieron habitados por félidos con dientes en forma de sable; por los antepasados de los lobos, chacales y zorros; por extrañas jirafas de cuello corto; por jabalíes de río; por guepardos, hienas gigantes y hienas pardas; por antílopes, toros y tres tipos de ciervos primitivos; por cebras; por cabras montés; por bueyes almizcleros; por rinocerontes de pradera y por mamuts meridionales.

Yacimiento de Fonelas P-1.

Todo ello ha quedado salvaguardado en el excepcional yacimiento paleontológico de Fonelas P-1, situado al Oeste del Fardes y estudiado desde inicios del siglo XXI. Se trata de una extensa capa que fue sedimentada en la llanura de inundación próxima al margen de un pequeño canal fluvial (en un afluente del río paleo-Fardes) que, en realidad, conserva los testimonios fósiles de un mundo natural “perdido”, nunca antes identificado en nuestro continente. Este yacimiento ha librado también huesos fósiles de especies nuevas para la ciencia como: el tejón ibérico (Meles iberica), el chacal accitano (Canis accitanus) o la más antigua cabra montés conocida (Capra baetica).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Meles iberica

 

Capra baetica

Canis accitanus

 

Yacimiento de Fonelas P-1 (2,0 millones de años de antigüedad).

En capas, en rocas más recientes, situadas a mayor altitud que las anteriores en barrancos al Este del Fardes y sedimentadas en la orilla de un pequeño pantano hace poco más de 100.000 años (poco antes del relleno total de la Hoya de Guadix), los seres humanos habitaron este territorio formando en ese lugar un campamento al aire libre donde se han encontrado algunos fósiles de mamíferos de aquella época junto a industrias líticas del periodo “cultural” denominado Achelense o Modo II, en el yacimiento de La Solana del Zamborino, estudiado en la década de 1970 del siglo XX.

 

Yacimiento de La Solana del Zamborino.

Poco después, en el tiempo geológico, el paisaje del territorio comenzó a cambiar de forma drástica y lo que fueron extensas llanuras que ocuparon todo el territorio comenzaron a erosionarse rápida, muy rápidamente, conformando el paisaje actual de barrancos limitados por grandes llanos en su zona superior y por la fértil vega del Río Fardes en su base. Esta constante fertilidad de la vega es lo que explica la ocupación humana permanente de estas tierras durante la prehistoria reciente y durante los periodos históricos.

Llanos, barrancos y vega en Fonelas.

De esta forma, en Fonelas y durante la Edad del Cobre (en el Calcolítico, entre el 2.600 y el 2.200 antes de Cristo), se sitúa un importante núcleo de ocupación humano prehistórico megalítico, con más de 70 dólmenes, la mayoría de ellos expoliados y parcialmente destruidos por desalmados durante el siglo XX.

 

Dolmen expoliado.

En dicha necrópolis, dispersa en varios grupos, resaltan los dólmenes de "Moreno 3" y "Domingo 1". En el primero de ellos se halló una estela funeraria, realizada en pizarra, que representa una figura humana adornada con líneas en zigzag en los laterales ( La Estela de Fonelas). Este elemento se encuentra actualmente expuesto, junto a otras piezas procedentes de la Necrópolis de Fonelas, en el Museo Arqueológico Provincial de Granada y aparece representada en el Escudo Oficial del pueblo desde su aprobación por la Consejería de Gobernación en decreto 276/2003 de 30 de Septiembre.

Estela de Fonelas.

Tras este periodo el tiempo pasó, el paisaje abarrancado se fue acentuando y la vega del río Fardes seguía siendo fértil y apetecible para las comunidades humanas, ya históricas.

La historia de las tierras de Fonelas va de la mano de la historia de la actual Guadix desde época romana, desde la fundación de la última por Julio César en el año 45 antes de nuestra Era. Fonelas, por aquellos siglos, formaba parte de la colonia romana Iulia Gemella Acci, los orígenes urbanos de la actual Guadix. Dicha colonia romana fue una ciudad entre bastetanos, acreditada por el Emperador Augusto para albergar a los veteranos de las legiones I y II, que permitió el control de los pasos de Sierra Morena entre Castulo (Cazorla, en las proximidades de Linares), Malaca (Málaga) y Cartago Nova (Cartagena). Entre el año 13 antes de Cristo y el año 41 de nuestra Era emitió moneda. Durante la época romana, durante el siglo I de nuestra Era, Fonelas fue una importante villa dedicada al cultivo de vides, ya que el topónimo de "Fonelas" parece hacer referencia a las viñas. Gracias a los hispano-romanos se creó una amplia red de caminos para la explotación agraria.

Julio César.

Con los siglos Roma se cristianizó (a comienzos del siglo IV de nuestra Era los habitantes de la comarca ya eran cristianos).  Cabe citar que en el año 304 de nuestra Era (siglo IV), el obispo de Iulia Gemella Acci, Félix, presidió el Concilio de Iliberis (Granada), sin lugar a dudas el que fuera el más importante de la España romana. La tradición con respecto al patrón de la ciudad, San Torcuato (uno de los 7 varones apostólicos como los primeros evangelizadores de la península) tiene mucho arraigo en el lugar.

San Torcuato.

Tras el declive de Roma esta ciudad y sus territorios pasaron a ser habitados y dominados por los visigodos. La ciudad se llamó Acci y los territorios actuales de Fonelas estuvieron bajo su influencia política y económica. Acci fue una fortaleza visigoda (cristiana) por encontrarse cerca de la frontera visigodo-bizantina. Esta ciudad también acuño moneda entre los años 612 (siglo VII) y 710 (siglo VIII) de nuestra Era.

Triente, moneda visigoda acuñada en Acci entre los años 612-621 de nuestra Era.

En la España visigoda Acci y toda su comarca (incluidas las tierras de Fonelas) fue sede episcopal de la iglesia católica, y sufragánea de la Archidiócesis de Toledo que comprendía la antigua provincia romana de Cartaginense, en la diócesis de Hispania. Integrada en la geografía eclesiástica visigótica, los obispos de Acci tuvieron presencia destacable tanto en los Concilios de Toledo (capital del reino visigodo de España) como en las decisiones de mayor relevancia de la corona hispánica. Textos de la época indican que el Toledo de los Godos tiene su sucursal accitana en el sureste español, donde el representante regio sería el mismo obispo en persona. Esta dignidad eclesiástica le venía a la ciudad de varios siglos atrás. Hoy día puede que queden vestigios arquitectónicos visigodos en alguno de los complejos troglodíticos conservados al Este del término municipal de Fonelas.

Zona de San Torcuato.

Del siglo VIII al XV estuvo bajo el dominio de los musulmanes, primero invasores árabes, luego pobladores autóctonos, y nuevamente invadidos por los almohades norteafricanos en el siglo XII. La dominación musulmana dejó una huella profunda en la ciudad de Acci y en el territorio que incluye a Fonelas.

Fonelas fue una alquería que alcanzó protagonismo en época nazarí (siglos XIII al XV) al ser tierra fronteriza, con torres vigía para proteger sus puestos de las cabalgadas de los jinetes castellanos procedentes del adelantamiento de Cazorla (siglo XIII). De éstas quedan en la actualidad cuatro muestras: Torre del Conejo, Torre del Pocico, Torre de Muros y Torre de Guájar.

Torre de Guájar.

En el momento de la invasión musulmana era obispo de Acci Frodoario (711-714; siglo VIII). Más tarde se tienen noticias del obispo Quirico que, según algunas fuentes historiográficas, asiste al concilio de Córdoba. La invasión musulmana produce un largo y confuso paréntesis en la vida cristiana de este territorio pues, por falta de datos, se desconoce si la diócesis existió y tuvo obispos desde el año 741 (siglo VIII) hasta el año 1400 (siglo XV).

La antigua ciudad de Acci pasaría a denominarse por algún tiempo Medina Beni Sam. Más tarde tomaría el nombre de Guadh-Haix. En el siglo X formaba parte de la cora de Ilbira. La economía se basaba en la seda, azafrán, plomo, molinos, etc. En torno a 1145-1146 (siglo XII) constituyó un efímero reino de Taifas. Durante parte del siglo XIII la ciudad y el territorio estuvieron bajo la protección castellana (bajo el reinado de Alfonso X).

Alfonso X y su corte.

A finales del siglo XV participa en las guerras civiles de Granada. Con la fragmentación del reino granadino, Guadix terminó siendo la corte del rey Zagal (“el valiente”, llamado así por los cristianos; Muhammed XIII, rey de Granada de 1485 a 1486), hasta la toma de la ciudad y el territorio de la Hoya de Guadix por los Reyes Católicos en el año1489.

El rey Zagal.

Como se ha comentado, definitivamente, con la rendición de Guadix en 1489 (siglo XV), Fonelas pasó a la Corona de Castilla bajo el reinado de los Reyes Católicos, reyes que dieron este lugar (I señor de Finelas y Gerafe), junto a Gorafe (Gerafe) y la alcaidía de Fiñana (Fiñiana) a Álvaro de Bazán (fallecido el 20 de diciembre de 1491). Éste fue un castellano (de ascendencia navarra) poderoso, Capitán general en la guerra de Granada, protector de la frontera de Baza y conquistador de Fiñana en 1487.

Isabel de I Castilla y Fernando II de Aragón, los Reyes católicos.

Fue el padre de Don Álvaro de Bazán “El Viejo” (1506-1558, siglo XVI; Almirante de Castilla durante el reinado de Carlos I y, entre otros títulos, II Señor de Finelas y Gerafe). Su nieto fue Don Álvaro de Bazán y Guzmán primer Marqués de San Cruz (1526-1588, nacido en la ciudad de Granada) que, bajo el reinado de Felipe II, fue Capitán General de las Galeras de España y ostentó, entre otras muchas, la jurisdicción y las rentas del lugar, hasta que lo vendió para la compra de Santa Cruz de Mudela.

Don Álvaro de Bazán y Guzmán.

En el año 1570, y en tiempos del Rey Felipe II, se dio orden de evacuar a los moriscos vencidos desde el reino de Granada hasta zonas del levante, de la Mancha y Extremadura. Como se cita en algunos textos esta medida tendente a solucionar la llamada Rebelión de las Alpujarras hizo desaparecer de nuestro entorno a gran parte de la población ancestralmente autóctona deportando a una gran cantidad de personas lo cual tuvo graves repercusiones en una de las industrias más fructíferas como fue la de la seda. Tras dicha expulsión retornó de manera clandestina y con carácter subversivo una pequeña parte de los exiliados, los cuales situándose en el entorno de la ciudad de Guadix, excavaron sus viviendas en la arcilla, lo que dio lugar al desarrollo extensivo de las conocidas y populares cuevas. Éstas se convirtieron en un hábitat comunitario y organizado. Este es el posible origen de los barrios en cuevas, otra huella musulmana que perdura hasta nuestros días, y que suponen la mejor adaptación arquitectónica a este paisaje configurado por numerosos cerros.

Felipe II.

En el siglo XVII Fonelas es un señorío que pertenece a don Diego Carrillo de Mendoza (también señor de Güélago, de Huélago) Capitán de la guardia de don Rodrigo Ponze de León, que fue Duque de Arcos y Virrey de Nápoles.

Décadas después (también en el siglo XVII), se incluyó en un señorío supuestamente cedido a la familia Afán de Rivera (Don Baltasar Afán de Rivera Gadea y Bazán, regidor de Granada). En este período, y hasta el siglo XIX en que por el municipio discurría el camino entre Guadix y Baza, Fonelas controlaba su entorno y tuvo en su poder a los cortijos de los alrededores.

En el siglo XVIII Fonelas fue una aldea realenga con un alcalde pedáneo.

Es en el siglo XIX cuando Fonelas consiguió la jurisdicción de municipio (lo es al menos desde el año 1847), con ayuntamiento independiente, describiéndose en textos de aquel año lo siguiente: FONELAS: l. con ayunt. en la prov., aud. terr. y c. g. de Granada (9 leg.), part. jud. y dióc. de Guadix (2): SIT. al N. de la cap. de part. una leg. mas arriba de la union de los r. Fardes y Guadix; goza de buena ventilación, especialmente por el E., y CLIMA saludable, aunque propenso á calenturas. Tiene 80 casas, inclusas la municipal y cárcel, escuela de instrucción primaria, concurrida por 15 alumnos y dotada con 729 rs.; igl. parr. (Ntra. Sra. De los Dolores), aneja de la de Benalua de Guadix, y extramuros á 2 leg. la ermita de Ntra. Sra, del Cármen. Confina el TÉRM. N. con el de Pedro Martínez (2 leg.); E. el de Gorafe (1/2); S. y O. el de Guadix (1/2); comprendiendo los cortijos de Mecina, Chezas, Ceque, los Palomares, el Tablar y la venta de Padul. El Ceque es propio del ducado de Gor, y tiene aguas abundantes, aunque mal sanas. El TERRENO es salitroso, parte destinado al cultivo de cereales y lo restante inculto: corre por él de S. á N. el indicado r. Guadix. Los CAMINOS para Guadix, Granada, Don Diego y la Alamedilla , se hallan en mal estado: la CORRESPONDENCIA se recibe de la cap. de part. por balijero. PROD.: trigo, cebada, centeno, maiz mijo, cáñamo y lino, siendo principal cosecha la del maiz; cria ganado de cerda, vacuno, lanar, caballar y mular; caza de perdices y conejos, pesca de anguilas. IND. la agrícola y un molino harinero. POBL.: 290 vec., 908 alm. RIQUEZA IMP. 39,695 rs. CONTR. 16, 430 rs..


La historia de Fonelas en el siglo XX está por resumir, y la del siglo XXI por ser vivida.

 

 

+ Nuevo grupo de trabajo del IGME (año 2011 en adelante):

GRUPO DE TRABAJO ESTACIÓN PALEONTOLÓGICA (E. P.) VALLE DEL RÍO FARDES (V. R. F.)

 

IGME, Proyecto Interno. E. P. Valle del Río Fardes

 

EPVRF. Estación Paleontológica Valle del Río Fardes (sita en Fonelas, Comarca de Guadix, provincia de Granada).

 

Líneas:

Investigación (In), Divulgación (Di), Docencia (Do); cuya integración en el tiempo busca el Desarrollo cultural y social (De) gracias a las actividades en el territorio relacionadas con la paleontología del Cuaternario antiguo y otras ciencias de la Tierra.

 

Equipo grupo de trabajo EPVRF (IGME):

Dr. Alfonso Arribas

D. Eleuterio Baeza

Dr. Eduardo Barrón

Dr. Luis Carcavilla

Dr. Enrique Díaz

Dra. Concepción Fernández

Dra. Mercedes Ferrer

D. José Antonio García

Dra. Guiomar Garrido

D. Román Hernández

D. Julio César López

D. Carlos Lorenzo

Dr. Joaquín Moratalla

Dr. Ángel Martín

Dr. Fabián Luis López

Dr. Manuel Jesús Montes

Dr. Francisco Nozal

D. Alejandro Muñoz

D. Antonio Navarro

Dr. Eulogio Pardo

Dr. Enrique Peñalver

D. Ángel Prieto

Dra. Isabel Rábano

Dra. Ana Rodrigo

Dr. Juan Carlos Rubio

Dra. Juana Vegas

 

+ En los orígenes del Cuaternario (el yacimiento de Fonelas P-1): Faunas de las dos Iberias (mediterránea y caucásica).

Alfonso Arribas y Guiomar Garrido

Museo Geominero, Instituto Geológico y Minero de España.

Ríos Rosas, 23. 28003 Madrid

29 de mayo de 2011

Mucho se sabe sobre las faunas y los ambientes que durante el Cuaternario, el tiempo pasado comprendido entre 2,5 millones de años (Ma) y el presente, ocuparon y se desarrollaron en los territorios europeos. Durante el último millón de años los cíclicos cambios climáticos globales condicionaron en gran medida el espectro de diversidad faunística de las tierras de Europa. También las tierras de España sufrieron el efecto de los procesos globales y, también en estos territorios, los animales y los ecosistemas en los que habitaron tuvieron que adaptarse o sucumbir al permanente cambio de las condiciones de vida.

Conocemos bien los mamíferos que habitaron en gran parte de los territorios peninsulares durante este último millón de años. Lobos (Canis lupus), cuones (Cuon alpinus), leones (Panthera leo), leopardos (Panthera pardus), hienas manchadas (Crocuta crocuta), rinocerontes (Coelodonta antiquitatis), elefantes (Elephas antiquus o Mammuthus primigenius) y humanos (Homo heidelbergensis-neanderthalensis; Homo sapiens), entre otros muchos grandes vertebrados, colonizaron nuestras cuencas continentales y las serranías periféricas, evolucionando en ellas o, en la mayoría de los casos, extinguiéndose. Como es frecuente al analizar la historia de la evolución de la vida en el planeta, durante el Cuaternario se verificó una de las reglas básicas en la pervivencia de las especies: la forma generalista puede adaptarse y perdurar, mientras la especialista suele sucumbir a los cambios ambientales generalizados.

El registro geológico de la Iberia mediterránea (reconozcámosla desde ya como distinta de la Iberia caucásica) es extraordinario, pues guarda testimonio de los cambios ambientales en todos los tipos de territorios peninsulares. Sin embargo, el testimonio de la fauna sometida a estos cambios es más escaso. Esta precariedad de información paleontológica, derivada del registro fósil, se encuentra condicionada por los diferentes sistemas en los que son susceptibles de fosilizar los huesos de los animales pretéritos. Partiendo de la base de que los mamíferos habitaron tanto en lugares donde la erosión vence a la sedimentación, como en aquellos donde la sedimentación gana a la erosión, el registro de su vida en el pasado sólo se encuentra donde se ha verificado la segunda de estas ecuaciones (allí se pueden generar yacimientos paleontológicos). En cordilleras, sierras o montañas sólo se conocen yacimientos de mamíferos, extintos o no, en los sistemas kársticos, única referencia en esos paisajes donde en ocasiones gana la sedimentación. Por otra parte, en las cuencas continentales endorréicas es más frecuente la victoria de la sedimentación, y si ésta coincide con un instante del tiempo geológico en el que en un lugar concreto del territorio la vida formó parte del paisaje, allí tendremos un yacimiento paleontológico. Tal es así, que cuando en el pasado un grupo de organismos gregarios (esencialmente carnívoros y primates) ocupó un punto específico del territorio, allí el registro fósil podrá ser extraordinario.

Dos Iberias han existido en la historia de la humanidad, dos territorios distantes entre sí pero con un pasado evolutivo muy semejante. Estas dos Iberias distan entre sí poco más de 4.100 kilómetros ( 4.500 kilómetros de distancia mínima por territorios continentales). Por el camino más corto dos mares (el Mediterráneo y el Negro) las separa. Por el camino más largo, el continental, Pirineos, Alpes y Cáucaso marcan barreras difíciles, pero no infranqueables, para el flujo de la vida.

La primera Iberia, limitada por el Atlántico y por el Mediterráneo, la Iberia occidental, es la nuestra, la península en la que habitamos. Nombre de origen griego: “tierra de íberos”, que deriva del término Iber (nombre pasado del río Ebro), que comprendía gran parte del sur y del este de la península en la que se encuentra la provincia de Granada y, en ella, el yacimiento de Fonelas P-1.

La segunda Iberia fue un reino (Reino de Iberia) al oriente del Reino de Cólquida cuando también los griegos, en este caso jónicos, colonizaron los territorios situados al este del mar Negro y al sur del Cáucaso. En las tierras de este antiguo reino, la Iberia oriental, también se encuentra un yacimiento llamado Dmanisi, en la actual República de Georgia.

A esta coincidencia nominal histórica de hace más de 2.500 años se une una segunda coincidencia prehistórica y evolutiva, paleontológica, que habla sobre sucesos ambientales y sobre extraños animales, ocurrida hace aproximadamente 2.000.000 de años.  

En el ocaso del siglo XX se descubrió en la Iberia caucásica el yacimiento de Dmanisi, datado en 1,7 millones de años antes del presente, que tiene las claves de los sucesos del inicio del Pleistoceno en Eurasia central y, por el momento, la mejor información sobre los primeros pasos de los seres humanos en nuestro continente. Por otra parte, en los albores del siglo XXI se ha descubierto en la Iberia mediterránea un nuevo y sorprendente yacimiento: Fonelas P-1, cuya cronología es ligeramente más antigua que la de Dmanisi. Sin embargo, no es su antigüedad la única similitud que comparten ambos yacimientos, como veremos a continuación.

La vida en la península Ibérica hace poco más de 2,1 millones de años: los relictos del “Mundo antiguo”

Los grandes mamíferos del inicio del Cuaternario de la península Ibérica tienen muchos de sus precursores en las faunas villafranquienses del Plioceno superior. Durante el final del Plioceno, en la “edad de mamíferos” llamada Villafranquiense (periodo que comprende el Plioceno superior final y los dos tercios iniciales del Pleistoceno inferior) los ecosistemas peninsulares presentan ya un elenco de géneros de mamíferos con representantes modernos. Aunque las especies varían a medida que se produce el paso del tiempo que configura el Cuaternario, algunos de estos géneros villafranquienses colonizan desde hace más de 3,5 Ma los hábitats ibéricos. Animales como perros mapache primitivos (Nyctereutes megamastoides), guepardos gigantes (Acinonyx pardinensis), pequeños cérvidos primitivos (Croizetoceros ramosus), gacelas (Gazella borbonica) o linces (Lynx issiodorensis) ya están presentes en los ecosistemas ibéricos, coexistiendo con mastodontes (Anancus arvernensis), équidos tridáctilos (Hipparion rocinantis) y félidos con grandes colmillos superiores en forma de sable (Homotherium y Megantereon). Este es el “Mundo antiguo”, constituido por relictos de linajes exitosos en un periodo de tiempo en el que todavía no existía un clima estacional en la Europa mediterránea.

Hace 2,5 Ma, cuando en los sotobosques ibéricos son frecuentes las hienas cazadoras (Chasmaporthetes lunensis) y las primitivas hienas carroñeras (Pachycrocuta perrieri), llegan a nuestras latitudes, en dispersión desde Asia, los primeros caballos monodáctilos afines a las cebras (Equus livenzovensis), los primeros cérvidos gigantes (Eucladoceros) y los más antiguos mamuts (Mammuthus meridionalis). El Planeta está en cambio, en un progresivo cambio climático global en el que los desiertos y las sabanas se expanden, las selvas retroceden y la estacionalidad climática será ley medio millón de años después en el entorno del mar Mediterráneo. Todo ello marcará el inicio de la revolución faunística que configurará los ecosistemas pleistocénicos.

Algo importante ocurrió al inicio del Pleistoceno (hace entre 2,1-2,0 Ma), pues numerosos géneros y especies pertenecientes a este conjunto de animales del Villafranquiense “arcaico” desaparecen súbitamente del registro fósil. Las hienas del “Mundo antiguo” (cazadora y carroñera), los representantes primitivos del grupo de los ungulados (Gazella o Arvernoceros) o el perro mapache dejan paso progresivamente a otros inmigrantes recién llegados que formarán parte de un “Mundo nuevo”, mientras otros evolucionan dando lugar a nuevas especies autóctonas en Eurasia (como parece ser el caso de zorros -Vulpes alopecoides- o los linces ibéricos). Sin embargo, representantes de unos pocos grupos como los rinocerontes de pradera (Stephanorhinus etruscus), los osos (Ursus etruscus) o los elefántidos, perduran unos cientos de miles de años más, hasta el final de esta edad de mamíferos, cifrado en torno al millón de años de antigüedad.

Como se discutirá con posterioridad, en estos tiempos de cambio, entre 2,1-2,0 Ma, son colonizadas las tierras de Eurasia por un diverso conjunto de géneros y especies nuevas, unas procedentes de Asia y otras de África, que ocupan los nichos ecológicos dejados libres por las formas características relictas del Plioceno.

La vida en la península Ibérica hace poco más de 1 millón de años: camino del “Mundo nuevo”, del “Mundo actual”

Dando un salto en el tiempo de un millón de años, visitemos el referente peninsular de la vida terrestre. El clima y los ecosistemas se han transformado en relación con el Plioceno superior y el Pleistoceno inferior antiguo, los paisajes no tanto. Estamos próximos al final del Villafranquiense, entre 1,3-1,1 Ma, en la provincia de Granada, en los yacimientos de Venta Micena, Barranco León-5 y Fuente Nueva-3.

En la Cuenca de Baza, en estos tres yacimientos, se encuentra el registro de un continuo histórico, aunque no del inicio de la historia. Estos yacimientos reflejan parte de la progresión de la vida derivada de cambios y “revoluciones” faunísticas ocurridas ochocientos mil años antes del registro que testimonian. Por tanto, muestran aspectos y aportan información del camino evolutivo que llevó, hace también 800.000 años, a una porción temporal del “Mundo nuevo”, al mundo biológico típico del Pleistoceno, a la vida reflejada en Atapuerca, al camino directo hacia el “Mundo actual”.

Esta etapa evolutiva del “Mundo nuevo”, insistimos en la cifra: entre 1,3-1,1 Ma  de antigüedad (pues una cronología más antigua para estos tres yacimientos de Orce es paleontológicamente incongruente), conserva mamíferos relictos del “Mundo antiguo” (p.e. el mamut meridional o los félidos con colmillos en forma de sable) y especies derivadas de periodos previos del inicio del Pleistoceno (p.e. la hiena carroñera gigante Pachycrocuta brevirostris, el hipopótamo Hippopotamus antiquus o los humanos primitivos afines a Homo ergaster). Estos registros, al igual que ocurre con los más antiguos testimonios de Atapuerca, muestran por tanto una parte del continuo cambio local de la vida, ya autóctona, en la Iberia occidental.

Este intervalo de tiempo, entre 1,3-0,8 Ma, representa un mundo terrestre complejo, de especiación y conquistas, que llevará, gracias a la intensa influencia de las glaciaciones, al recambio de las últimas especies autóctonas derivadas de los tiempos de la “gran dispersión” (la nominamos así en este punto por primera vez) por los nuevos inmigrantes procedentes de Asia, hace ya 0,9 Ma. Llegarán, serán dueños de montes, valles y cuevas, y caracterizarán la vida en nuestra Iberia desde hace 0,9 Ma hasta momentos no muy lejanos en el tiempo, leones, leopardos, hienas manchadas, osos pardos (Ursus arctos) y cavernarios (Ursus deningeri), venados (Cervus elaphus), jabalíes (Sus scrofa), toros salvajes (Bos primigenius) y caballos (Equus caballus), entre otros.

Los seres humanos, nuestros antepasados directos o no, habitan ya de forma continua en Europa, entre ambas Iberias. La lectura de su periplo es tan sencilla o tan compleja como la de los demás grupos de mamíferos, no más. Se trata de una historia con abundantes datos y con mucho ruido ajeno a la información real, pero en definitiva una aventura bien conocida pues no faltan testimonios en el registro fósil.

La vida en la península Ibérica hace 2 millones de años: las claves de la “gran dispersión”; Fonelas P-1

En este amplio contexto de cambios climáticos y evolutivos se produjo la primera gran dispersión de los seres humanos primitivos hace no menos de 1,9-1,7 Ma, colonizando en un breve periodo de tiempo un continente tan extenso como Eurasia. Ésta habría de ser la “gran dispersión” y sus protagonistas no fueron sólo nuestros antepasados.

Es seguro que en cifras próximas a 1,8 Ma los representantes del género Homo habitan ya en el Cáucaso, India, China y Java. De ellos han quedado tanto testimonio fósiles como restos de su “tecnología”: utensilios líticos del tecnocomplejo Olduvaiense o Modo I (herramientas útiles para el carroñeo de grandes cadáveres de ungulados). Por otra parte, entre las hipótesis sobre la primera colonización humana de Eurasia, destaca aquella que postula un motor ecológico para esta dispersión: el género humano no emigró desde África de forma independiente, sino en el seno de un movimiento global de mamíferos entre continentes, en un breve periodo de tiempo geológico. Uno de los motores fundamentales de esta migración parece haber sido el carroñeo (hienas vs. homínidos), la opción “inteligente” en aquel mundo natural, en aquel escenario de adaptaciones.

Aquí, en este momento del tiempo (Pleistoceno inferior basal) y en estas porciones del espacio (ambas tierras ibéricas), radica la importancia de los descubrimientos en Dmanisi y en Fonelas P-1, pues aportan a esta trama migratoria nuevos taxones de origen africano y asiático, y salvaguardan en sus rocas la información paleoambiental sobre aquellos territorios susceptibles de ser colonizados.  

Se presuponía, por registros europeos próximos al tránsito entre los “mundos antiguo y nuevo”, que en este instante geológico llegaron desde Asia a Europa los antepasados de los lobos (Canis etruscus) y los ancestros de los bueyes almizcleros (Praeovibos). También se admitía que desde África colonizaron Europa hace aproximadamente 1,6 Ma, los hipopótamos, las hienas carroñeras gigantes, los geladas gigantes (Theropithecus oswaldi) y los ancestros de los licaones (Canis falconeri). Y también supimos que Homo se incorporó a los ecosistemas paleárticos hace aproximadamente 1,7 Ma (algunos ya lo anticiparon a través de indicios veraces en las décadas de 1980 y 1990).

Parte de dichos animales se han encontrado desde los años 1980 en antiguas cronologías (1,8-1,7 Ma) en la Iberia caucásica (valgan los ejemplos de Canis etruscus y Homo ergaster, nominado circunstancialmente como “Homo georgicus”), asociados a un variado número de grandes mamíferos autóctonos de Eurasia central. Y parte de los mismos también han sido identificados, desde el año 2001, en cronologías cifradas en 2,0 Ma en la Iberia mediterránea, en Fonelas P-1 (destacan, por ejemplo, Canis etruscus, Canis falconeri, Praeovibos. sp. o Pachycrocuta brevirostris).

En esta Iberia, la nuestra, lo que vamos desgranando sobre la historia paleobiológica de este concreto periodo de tiempo es más complejo de lo que cabría esperar. De igual forma que en el yacimiento de Fonelas P-1 se han identificado especies oriundas de Asia o de África previamente conocidas en nuestras latitudes, en todos los casos gracias a fósiles excepcionales, también se han podido caracterizar nuevas especies o variedades autóctonas e inmigrantes asiáticos y africanos desconocidos bien en la península Ibérica, bien en Europa o en el resto de Eurasia.

Entre las nuevas especies autóctonas destacan aquellas pertenecientes a los géneros Meles (un pequeño y robusto tejón; Meles iberica), Canis (un pequeño y grácil chacal; Canis accitanus) y Capra (la más antigua cabra montés conocida en el planeta; Capra baetica); y también es real la presencia de nuevas variedades de félido con colmillos en forma de sable, Megantereon (Megantereon cultridens roderici) y de Gazellospira (un antílope de cuernos espiralados; Gazellospira torticornis hispanica).

Otro conjunto de animales lo forman dos especies de ungulados europeos nunca antes identificados en la Iberia occidental. Se trata del “toro” primitivo (Leptobos etruscus) y de la gran “cebra” (Equus major).

Pero las sorpresas en la lectura del registro fósil de Fonelas P-1 no terminan aquí, pues en Granada, en las antiguas tierras de Fonelas, habitó la única población conocida en la Europa atlántica del jiráfido asiático Mitilanotherium sp.; de un jabalí de río africano gigante (Potamochoerus magnus); y la única población conocida fuera de África de la hiena parda (Hyaena brunnea).  

¿Qué significa esta inesperada asociación de vida? Al menos la existencia de un mundo natural desconocido para la paleontología, un “Mundo perdido”, que es reflejo de sucesos paleoambientales y paleobiológicos nunca antes testimoniados en otros lugares de nuestro continente. Esta combinación de especies nos habla de un rico y diverso ecosistema pasado en el que convergieron, a través de miles de kilómetros y miles de años, un variado número de especies animales que explotaron nuevos recursos y territorios. Tal asociación de vida es única en el registro paleontológico del Cuaternario y tal conjunto definió en gran medida los linajes de grandes mamíferos que, con posterioridad, caracterizaron el progreso de la vida durante el resto de este periodo en Europa.

Mucho nos queda por saber todavía sobre el significado de los sucesos que marcaron la vida en la Iberia mediterránea hace dos millones de años, pues nos faltan datos sobre muchos animales todavía no localizados a través de sus huesos fósiles (roedores como los puercoespines, primates como macacos, geladas y humanos, algunos herbívoros como los hipopótamos y otros carnívoros como los osos). No obstante, estos registros –estos yacimientos-, complementados con los caucásicos, nos permitirán explicar los procesos ambientales y evolutivos que afectaron a nuestro continente en tan tempranas edades.

Realizar de forma coherente esta lectura del registro fósil sólo es posible si analizamos conjuntamente los testimonios salvaguardados en las tierras de ambas Iberias, de aquellos territorios nominados por los antiguos griegos en los que su singularidad geológica conserva porciones únicas de la historia de  la vida en nuestro planeta.

(actualización en 2011 de los contenidos del artículo de divulgación: Arribas, A. y Garrido, G. 2006. En los orígenes del Pleistoceno: faunas de las dos Iberias (mediterránea y caucásica). En: Paleoambientes y cambio climático (J.S. Carrión, S. Fernández, N. Fuentes, coords.). Fundación Séneca-Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia, 165-175.

+ Publicación (2011): 

Pla-Pueyo, S., Viseras, C., Soria, J.M., Tent-Manclús, J.E. and Arribas, A. 2011. A  stratigraphic framework for the Pliocene-Pleistocene continental sediments of the Guadix Basin (Betic Cordillera, S. Spain ). Quaternary International (in press), 1-17. DOI: 10.1016/j.quaint.2011.01.028.

 

+ INFORMACIÓN DE INTERÉS

El día 28 de diciembre del año 2010

el Instituto Geológico y Minero de España

(Ministerio de Ciencia e Innovación)

adquiere la primera Zona de Reserva Geológica estatal, 

que incluye el yacimiento paleontológico de Fonelas P-1.

 
 
Logo

 

Logo

 

Logo

 

AÑO 2010

Saludos, 

tras un año 2009 complejo y un primer semestre de 2010 realmente difícil tenemos el placer de comunicaros que muy posiblemente, en breve, dispongamos de una muy buena noticia que transmitiros en relación con este proyecto y el futuro de sus actividades a medio-largo plazo.

Un saludo cordial,

 

Novedad: Sobre el yacimiento Mencal-9

El yacimiento de Mencal-9 fue localizado en la campaña de prospección paleontológica sistemática llevada a cabo en el año 2006 por el equipo del Proyecto Fonelas (Arribas et al., 2008), y excavado de manera sistemática por parte de dicho equipo durante 15 días en el mes de julio de 2009. Previo a la excavación se realizaron los estudios magnetoestratigráficos pertinentes que permitieron encuadrar este yacimiento en cronologías situadas por encima de Olduvai. El objetivo principal de esta primera campaña de excavación se centró en la recuperación de datos geológicos y paleontológicos que permitieran analizar el marco genético del yacimiento y establecer una lista faunística preliminar para el mismo. 

Datos paleontológicos provisionales (lista faunística; Garrido Álvarez-Coto) del nuevo yacimiento Mencal-9 (M-9), cuya cronología (por bio y magnetoestratigrafía) ciframos en el intervalo 1.7-1.5 Ma de antigüedad y que hemos muestreado por primera vez en el año 2009 (García Solano y Garrido Álvarez-Coto, 2009, Actividad Puntual autorizada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía):

Chelonia gen. indet., Talpidae gen. indet., Microtinae gen. indet.

Pannonictis nestii 1

Canis etruscus

Ursus sp.

Pachycrocuta brevirostris 2

Capra sp. 3

Cf. Gazellospira sp.

Bovidae gen. indet.

Leptobos etruscus 4

Megacerini gen. indet.

Hippopotamus sp.5

Equus cf. granatensis 6

Stephanorhinus etruscus 7

Mammuthus meridionalis 8

1

Logo

2

Logo

3

Logo

4

Logo

5

Logo

6

Logo

7

Logo

8

Logo

 

Logo

 

Pensamos que puede tratarse de la paleobiocenosis transicional entre el "Mundo perdido" de Fonelas P-1 (2.0 Ma) y la clásica asociación de Venta Micena (aprox. 1.3 Ma). 

 

Logo

 

Se trata de una asociación muy interesante procedente de un yacimiento multicapa con unidades de conservación excepcional e importantes rupturas sedimentarias, ... para pensar en ella.

 

AÑO 2009

 

Logo

 

ACCESO ABIERTO A LA MONOGRAFÍA/OPEN ACCESS TO MONOGRAPH (octubre de 2009)

Arribas, A. (Ed). 2008. Vertebrados del Plioceno superior terminal en el suroeste de Europa: Fonelas P-1 y el Proyecto Fonelas. Instituto Geológico y Minero de España, serie Cuadernos del Museo Geominero , 10, 607 pp.

 

Publicación reciente (septiembre de 2009):

"A Mammalian Lost World in Southwest Europe during the Late Pliocene". Arribas A, Garrido G, Viseras C, Soria JM, Pla S, et al. (2009) A Mammalian Lost World in Southwest Europe during the Late Pliocene. PLoS ONE 4(9): e7127. doi:10.1371/journal.pone.0007127

http://www.plosone.org/article/info:doi/10.1371/journal.pone.0007127

Desde el pasado, este trabajo está dedicado al futuro, a Miguel, a Irene y a Inés.

From the past, this work is dedicated to the future, to Miguel, to Irene and to Inés.  

 

Publicación reciente (2009):

Pla-Pueyo, S., Gierlowski-Kordesch, E.H., Viseras, C. & Soria, J.M. 2009. Major controls on sedimentation during the evolution of a continental basin: Pliocene–Pleistocene of the Guadix Basin (Betic Cordillera, southern Spain). Sedimentary Geology 219, 97-114.

 

Iniciamos, dentro del apartado dedicado a Divulgación, un espacio (Modelos ecológicos y geológicos actuales) sobre los distintos sustratos geológicos y paisajísticos que soportan a ecosistemas actuales similares a aquellos en los que habitaron los grandes mamíferos del Plioceno superior y Pleistoceno inferior ibérico. Este apartado, inicialmente, sólo consta de imágenes que permiten valorar la riqueza mastológica presente hoy día en África (Tanzania) en distintos morfosistemas sedimentarios sin alteración antrópica alguna. Progresivamente se incluirán aspectos cartográficos, en el marco de cada contexto geológico, sobre la distribución espacial de las distintas especies y sus poblaciones. Así mismo, se presentarán inferencias sobre los distintos contextos geológicos y los ambientes y subambientes ecológicos que soportan. Esperamos que este apartado sea de interés, o atractivo al menos, para los usuarios de la página del Proyecto Fonelas.

 

AÑO 2008

Publicación (diciembre de 2008):

Garrido, G. & Arribas, A. 2008. Canis accitanus nov. sp., a new small dog (Canidae, Carnivora, Mammalia) from the Fonelas P-1 Plio-Pleistocene site (Guadix basin, Granada , Spain). Geobios 41, 751-761.

LA EXPOSICIÓN DEL PROYECTO FONELAS "EL LARGO VIAJE HACIA OCCIDENTE: FAUNA IBÉRICA HACE 1.800.00 AÑOS" estará abierta al público en la Quinta de Cervantes (Alcalá de Henares, Madrid) desde el 4 de diciembre de 2008 hasta el 1 de febrero de 2009.
Logo

 

Noticia en la prensa científica de junio de 2008: reportaje en la revista Heureka

 

Publicaciones:

Pla, S., Viseras, C., Soria, J. M., Garcés, M., Beamud, E., García, J. A. y Arribas, A. 2008. Correlación litológica y magnetoestratigráfica de las secciones continentales del sector occidental de la Cuenca de Guadix (Cordillera Bética, España). Geo-Temas, 10, 171-174.

Pla, S., Viseras, C., Soria, J. M., Garcés, M. y Arribas, A. 2008. Análisis preliminar de la ciclicidad en la sección continental FP-1 (Plioceno-Pleistoceno, Cuenca de Guadix, Cordillera Bética). Geogaceta, 44, 215-218.

 

MONOGRAFÍA

Arribas, A. (Ed). 2008. Vertebrados del Plioceno superior terminal en el suroeste de Europa: Fonelas P-1 y el Proyecto Fonelas. Instituto Geológico y Minero de España, serie Cuadernos del Museo Geominero, 10, 607 pp.

Logo

Disponible en:

Servicio de Publicaciones del Instituto Geológico y Minero de España (IGME, Ministerio de Ciencia e Innovación)
C/ Cristóbal Bordiú, 34
28003 Madrid - España
Teléfonos 91 349 5730/50
Fax 91 349 5762
publicaciones@igme.es
 
Horario: 9.30 a 13 h
De lunes a viernes

LA EXPOSICIÓN DEL PROYECTO FONELAS "EL LARGO VIAJE HACIA OCCIDENTE: FAUNA IBÉRICA HACE 1.800.00 AÑOS" estará abierta al público en el Museo Municipal "Jerónimo Molina" de Jumilla (Murcia) desde el 12 de mayo hasta el 31 de agosto de 2008.

 

Publicación (diciembre de 2007):

Arribas, A. & Garrido, G. 2007. Meles iberica n. sp., a new Eurasian badger (Mammalia, Carnivora, Mustelidae) from Fonelas P-1 (Plio-Pleistocene boundary, Guadix Basin, Spain). C. R. Palevol 6, 545-555.

 

LA EXPOSICIÓN DEL PROYECTO FONELAS "EL LARGO VIAJE HACIA OCCIDENTE: FAUNA IBÉRICA HACE 1.800.00 AÑOS" estará abierta al público en el Museo Arqueológico del Puerto de Santa María (Cádiz)  desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril de 2008.

 

PARTICIPACIÓN DEL PROYECTO FONELAS EN:

5ª Reunión sobre Tafonomía y Fosilización

3rd Meeting on Taphonomy and Fossilization

Granada, 12 al 14 de junio de 2008

Programa científico

El congreso de Tafonomía consistirá en dos días, 12 y 13 de junio, para la presentación de comunicaciones orales y exposición de carteles y un día, 14 de junio, dedicado a salidas de campo. Durante los dos días de las comunicaciones hay programadas dos conferencias invitadas. Una de ella, será impartida por el Dr. Carles Martín-Closas (Universidad Autónoma de Barcelona), en la que tratará diversos aspectos de la tafonomía de plantas. La otra conferencia invitada aún está por confirmar.
En cuanto a las salidas de campo, se proponen dos excursiones alternativas. En una de las excursiones se visitaría el yacimiento Plio-Pleistoceno de vertebrados de Fonelas P-1 (Cuenca de Guadix, Granada, S de España). Esta excursión estaría dirigida conjuntamente por el Dr. Alfonso Arribas (Instituto Geológico y Minero de España) y por el Dr. César Viseras (Universidad de Granada). La otra excursión se centraría en los depósitos marinos del Plioceno de la Cuenca de Almería-Níjar (Almería, SE de España) y estaría guiada por los Drs. Julio Aguirre, Antonio P. Jiménez y Pascual Rivas (Universidad de Granada).
http://www.ugr.es/~taphos08/

Logo Logo
Logo Logo

 

LA EXPOSICIÓN DEL PROYECTO FONELAS "EL LARGO VIAJE HACIA OCCIDENTE: FAUNA IBÉRICA HACE 1.800.00 AÑOS" estará abierta al público en el Museo Arqueológico de Cartagena desde el 23 de octubre de 2007 hasta el día 5 de enero de 2008.
Logo

 

EN LA MUERTE DE JOSÉ GIBERT (7 de octubre de 2007)

Adiós José, fortuna en tu último viaje.
Sufriste una persecución personal y profesional implacable, en ningún caso justificada. Y, al final, por unos u otros motivos tú tenías razón, los primeros humanos que habitaron Europa lo hicieron en el sureste de España, en la Cuenca de Guadix, en Orce y otros territorios del desierto granadino.
Gracias por tu tesón y, ante todo, gracias por haber sido tan buena persona.
Quedas para siempre en Venta Micena y en el corazón de algunos de nosotros.

Alfonso Arribas Herrera

 

ENCUENTRO EN LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL MENÉNDEZ PELAYO, julio de 2007. LOS PRIMEROS HUMANOS EN EL VIEJO CONTINENTE Y LA REVOLUCIÓN FAUNÍSTICA DEL PLIOCENO AL PLEISTOCENO.
Logo

 

UNA DE LAS PIEZAS DEL VERANO (2007)

Logo

 

ANUNCIO (11 de mayo de 2007)

CURSO DE VERANO

UNIVERSIDAD INTERNACIONAL MENÉNDEZ PELAYO 2007

Patrocinado por:

INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA, MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA

JUNTA DE ANDALUCÍA, CONSEJERÍA DE CULTURA, DIRECCIÓN GENERAL DE BIENES CULTURALES

Tipo de actividad:  Encuentro

Temática: Ciencias Experimentales y de la Naturaleza

Título: LOS PRIMEROS HUMANOS EN EL VIEJO CONTINENTE Y LA REVOLUCIÓN FAUNÍSTICA DEL PLIOCENO AL PLEISTOCENO

Director: Alfonso Arribas Herrera, Investigador Titular del Instituto Geológico y Minero de España.

Sede: Palacio de la Magdalena.

Fecha: 18/07/2007 al 20/07/2007

Descripción:

Desde finales de la década de 1980 la perspectiva científica sobre la fecha de la primera colonización humana de Europa ha cambiado mucho. A ello han contribuido de forma significativa las investigaciones realizadas en los yacimientos de Dmanisi (República de Georgia), Orce (Granada, España) y Atapuerca (Burgos, España). Tal es así, que en estas últimas décadas se ha pasado de pensar en una colonización de nuestro continente no más antigua del medio millón de años a asumir una primera oleada humana asentada en el sur de Europa en cifras ligeramente más viejas del millón de años de antigüedad.

Pero si los primeros viajeros que salieron desde África hacia Eurasia se asentaron en el Cáucaso, China e Indonesia hace más de 1.700.000 años ¿Por qué tardaron tanto en aventurarse desde el Cáucaso hasta el Atlántico, a través de Europa? o ¿Quizá se aventuraron pero no hemos encontrado todavía el registro geológico de aquellos sucesos?

En estas investigaciones han primado los datos paleoantropológicos y arqueológicos sin que, hasta hace poco más de un lustro, se tuviera en consideración la información que la paleontología de vertebrados podía aportar.

La paleontología de los grandes mamíferos terrestres de este periodo de tiempo indica que durante el tránsito Plioceno-Pleistoceno, esto es, hace 1.800.000 años, se produjo en Europa un significativo recambio de fauna, es decir, una “revolución mamífera” en el paso del Terciario al Pleistoceno. La llegada de inmigrantes asiáticos y africanos a nuestras latitudes configuró un nuevo ecosistema en el cual se desarrollarían las primeras poblaciones humanas del Viejo Continente.

En este Encuentro se debatirá, tras la presentación de las especificidades biológicas y tecnológicas conocidas hasta el momento de aquellos primeros exploradores, sobre el marco geográfico y natural en que se desenvolvieron, haciendo hincapié en los grandes mamíferos de aquel ecosistema pasado con mención expresa a las novedades que aportan a este respecto los nuevos yacimientos de la Cuenca de Guadix (Fonelas, Granada, España).

Para más información: http://www.uimp.es/academicas_verano.asp?orden=6&pg=7

ANUNCIO (21 de marzo de 2007). 

22 de mayo de 2007: PLAZAS CUBIERTAS

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO INTERÉS.

EXCAVACIÓN PALEONTOLÓGICA SISTEMÁTICA DEL YACIMIENTO DE GRANDES MAMÍFEROS DE FONELAS P-1 (CUENCA DE GUADIX, GRANADA)

CAMPAÑA DEL 1 AL 31 DE JULIO DE 2007

REQUISITOS

1.  Únicamente se seleccionará entre aquellas personas que se comprometan durante el mes completo (entrada el 1 de julio y salida el 31 de julio).

2.  Se necesitan personas físicamente preparadas para trabajar en unas condiciones climáticas relativamente duras de temperatura y humedad (PAISAJE DESÉRTICO Y CLIMA SEMIÁRIDO).

3.  Se valorará la trayectoria formativa y profesional (preferentemente licenciad@s en geología, biología y prehistoria, y diplomad@s en restauración), así como el interés personal sobre el objeto de las excavaciones (paleontología del tránsito Plioceno-Pleistoceno, grandes mamíferos).

Nota: No es un campo de trabajo.

 

EL EQUIPO DEL PROYECTO EXPLICARÁ A LOS EXCAVADOR@S TODOS AQUELLOS ASPECTOS CIENTÍFICOS Y TÉCNICOS RELEVANTES, OBTENIDOS EN EL TRANSCURSO DE LA INVESTIGACIÓN DE LOS REGISTROS PALEONTOLÓGICOS DE FONELAS.

 

TIPOS DE TRABAJOS BÁSICOS

  • Excavación paleontológica sistemática.
  • Cartografía de restos fósiles.
  • Restauración, consolidación y siglado de fósiles de mamíferos.

 

HORARIO DE TRABAJO

Se trabajará:

- De lunes a viernes de 8:00 h a 13:30 h y de 17:00 h a 21:00 h.

- Los sábados de 8:00 h a 13:30 h.

 

ALOJAMIENTO Y MANUTENCIÓN

  • El alojamiento es en “cuevas” (Hotel), situadas en Benalúa de Guadix, a unos 15 Km de distancia del yacimiento de Fonelas P- 1, a donde nos desplazamos diariamente por la mañana y por la tarde.
  • Los gastos de alojamiento y manutención (menús de comida y de cena) son cubiertos por la organización durante el mes completo. Los desayunos correrán a cuenta de los excavadores, quienes se organizan en grupos para desayunar en sus respectivas “cuevas”.
  • Los menús son de cocina tradicional española, no se aceptarán requerimientos alimenticios especiales.
  • El alojamiento será en habitaciones dobles o triples. Cada “cueva” dispone de dos o tres habitaciones, baño y salón-comedor con cocina.
  • Existen tres lavadoras de uso común.
  • Además, en el complejo existen zonas ajardinadas con distintos servicios (piscina incluida).
  • Las comidas y las cenas se harán en el Restaurante del Hotel, en horarios fijos.

 

ACCESOS (entrada y salida por cuenta de los excavadores)

  • Vehículo propio hasta Benalúa de Guadix.
  • Terminal de autobuses de Guadix.
  • Estación de tren de Guadix (p.e. el TALGO Madrid-Almería tiene parada en Guadix).
  • Línea de autobuses Guadix-Benalúa.

 

OTROS

La participación en la excavación no conlleva ningún tipo de compromiso profesional por parte de la organización (Proyecto científico: Proyecto Fonelas). Se expedirá acreditación de participación.

Se aconseja llevar ropa cómoda y resistente y calzado apropiado para el campo. También es necesaria la protección solar.

Las necesidades alimenticias en campo corren por cuenta de los excavadores.

 

Los interesad@s enviar CV actualizado al c/e de Contacte con Nosotros en la página inicial de esta Web.

 

LA PIEZA DEL VERANO (2006)

Logo

Fragmento de maxilar de Anancus cf. arvernensis procedente de la nueva localidad F-SCC-3.

 

LAS INCORPORACIONES DEL VERANO DE 2006 (ver equipo en la web)

Logo   Logo   Logo   Logo

 

CAMPO 2006

Campaña de julio. Conociendo en profundidad la cuenca y evaluando el registro arqueológico antiguo.

Logo Logo Logo
Logo Logo Logo
Logo Logo Logo
Logo Logo Logo
Logo Logo Logo

 

Campaña de noviembre (magnetoestratigrafía).

Responsable:

Dr. Miguel Garcés Crespo (Unidad de Paleomagnetismo, Facultad de Geología, Universidad de Barcelona).

Apoyo:

José A. García Solano (Museo Geominero, IGME).

Sila Pla Pueyo (Museo Geominero, IGME + Departamento de Estratigrafía y Paleontología, Universidad de Granada).

 

En Fonelas P-1

Logo

 

INVESTIGACIÓN

DEA

El pasado día 5 de octubre tuvo lugar, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, el acto de defensa del DEA realizado por Sila Pla Pueyo (Instituto Geológico y Minero de España, Museo Geominero + Departamento de Estratigrafía y Paleontología, Universidad de Granada) que lleva por título: Un marco estratigráfico para los yacimientos de macrovertebrados del Proyecto Fonelas (Cuenca de Guadix, Cordillera Bética)”. El tribunal que lo juzgó estuvo formado por el Dr. Fernando Simancas Cabrera, como Presidente, y por los Drs. José Manuel Martín Martín y José Miguel Molina Cámara, como Vocales. El trabajo de investigación obtuvo la calificación de sobresaliente. Este trabajo se enmarca en la Tesis doctoral de la autora, becada por el IGME, y codirigida por los Drs. César Viseras (Profesor Titular en la Universidad de Granada), Jesús Soria (Profesor Titular en la Universidad de Alicante) y Alfonso Arribas (Investigador Titular en el Museo Geominero, IGME). 

El relleno continental de la Cuenca de Guadix (Granada, España) ya ha sido estudiado en muchos aspectos con anterioridad por otros autores, existiendo en la actualidad un esquema paleogeográfico y una arquitectura estratigráfica generales aceptados para la cuenca por la comunidad científica. La aportación novedosa de este trabajo consiste en un estudio estratigráfico y sedimentológico más detallado, realizado sobre una parte concreta del relleno continental de esta cuenca. En el área delimitada se concentran la mayor parte de los yacimientos importantes de grandes mamíferos que aparecen en el sector occidental de la cuenca, y este trabajo se ha centrado en elaborar un esquema de la arquitectura estratigráfica del área, con objeto de situar espacial y temporalmente los yacimientos dentro de dicho esquema y precisar la paleogeografía local. Para ello se han levantado un conjunto de perfiles estratigráficos en la vertical de los yacimientos más importantes (FPB-4, FP-1, FSCC-1, FSCC-2, FSCC-3, FBP-SVY-1, M-2, M-3, M-4 y M-5), y se han tomado como base para elaborar un esquema de correlación estratigráfica en el que situar dichos yacimientos. La correlación realizada muestra como la mayor parte de los yacimientos considerados, que son yacimientos de macrovertebrados (FPB-4, FP-1, FSCC-1, FSCC-2, FBP-SVY-1 y M-3-5), forman parte de las facies fluviales que conforman la llanura de inundación de un gran río meandriforme que recorre el eje de la cuenca (Sistema Axial). Sin embargo, el único yacimiento arqueológico de cierta importancia localizado hasta la fecha dentro del Proyecto Fonelas, el M-2, aparece en facies distales de uno de los abanicos aluviales que alimentaban transversalmente a este  río principal, desde los relieves situados sobre las Zonas Externas de la Cordillera Bética (Sistema Transversal Externo).

Con objeto de aportar información complementaria, se ha realizado un estudio sedimentológico de la geometría y las litofacies que caracterizan a los cuerpos sedimentarios presentes en dichos perfiles. Para ello se ha elaborado un esquema en el que se presentan 12 tipos de cuerpos sedimentarios diferenciados en el área estudiada, seis correspondientes al Sistema Axial, dos al Sistema Transversal Interno y cuatro al Sistema Transversal Externo. Además, se ha elaborado una tabla en la que se enumeran y describen los 27 tipos de litofacies determinadas al levantar los perfiles, siendo nueve las litofacies conglomeráticas diferenciadas, siete las arenosas, seis las lutíticas y cinco las carbonatadas.   

Logo

 

Logo

 

Logo

 

TESIS DOCTORAL

El pasado día 10 de octubre tuvo lugar, en la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, el acto de defensa de la tesis doctoral realizada por Guiomar Garrido Álvarez-Coto (Instituto Geológico y Minero de España, Museo Geominero ) que lleva por título: Paleontología sistemática de grandes mamíferos del yacimiento del Villafranquiense superior de Fonelas P-1 (Cuenca de Guadix, Granada)”. El tribunal que la juzgó estuvo formado por los Drs. José Pedro Calvo Sorando y Paloma Sevilla García, como Presidente y Secretaria, respectivamente, y por los Drs. Jorge Morales Romero, Miguel Delibes de Castro y Plinio Montoya Belló, como Vocales. La Tesis obtuvo la calificación de “sobresaliente Cum Laude por unanimidad”. El trabajo ha sido dirigido por el Dr. Alfonso Arribas Herrera , Investigador Titular en el Museo Geominero (IGME).

Esta Tesis doctoral, becada por el IGME en el Museo Geominero, se inició en el mes de junio de 2001 enmarcándose desde su inicio en el Proyecto Fonelas (http://www.igme.es/internet/museo/investigacion/paleontologia/fonelas/index.htm), cuyo interés general se centra en la investigación de los sucesos geológicos y biológicos acontecidos y registrados durante el tránsito Plioceno-Pleistoceno en la cuenca de Guadix.

El objetivo de esta tesis ha sido la caracterización anatómica y taxonómica de los grandes mamíferos registrados en el yacimiento de referencia del proyecto, Fonelas P-1, así como la realización de los análisis bioestratigráfico y paleobiogeográfico deducidos de aquella asociación fósil identificada. Tras el estudio de 597 fósiles de macromamíferos (campañas de excavación de los años 2001 y 2002) y la exhaustiva revisión de la información científica de multitud de géneros y especies euroasiáticas y africanas registradas en 122 yacimientos del Viejo Mundo, se determinan y clasifican 23 especies de grandes mamíferos. Éstas pertenecen a los géneros: Meles, Vulpes, Canis, Pachycrocuta, Hyaena, Lynx, Acinonyx, Megantereon, Homotherium, Potamochoerus, Croizetoceros, “Cervus”, Eucladoceros, Mitilanotherium, Gazellospira, Capra, Praeovibos, Leptobos, Equus, Stephanorhinus y Mammuthus. Algunos de estos géneros se encuentran representados en este yacimiento por nuevas especies (Meles, Canis, Potamochoerus y Praeovibos).

El análisis de los LADs (last appearance datums) y FADs (first appearance datums) de cada uno de los taxones significativos del yacimiento permiten ubicar al mismo entre las unidades faunísticas Olivola y Tasso, o bien entre las “biozonas” MNQ-18 y MNQ-19. Utilicemos uno u otro biocrón Fonelas P-1 se sitúa en el tránsito Plioceno-Pleistoceno (en cronologías próximas a 1,8-1,7 millones de años), sin que la asociación faunística de Fonelas P-1 se ajuste a la característica de las FU o MNQ mencionadas previamente.

Las singularidades paleobiogeográficas más significativas son las siguientes:

- La asociación de Fonelas P-1 contiene el primer registro eurasiático conocido de la hiena parda  sudafricana (Hyaena brunnea) en toda su historia evolutiva.

- El suido registrado en este yacimiento (Potamochoerus) representa la única cita conocida hasta la actualidad de este género en el tránsito Plioceno-Pleistoceno de Eurasia.

- La identificación del jiráfido Mitilanotherium en este yacimiento granadino supone la primera cita del género en Europa occidental.

La asociación de grandes mamíferos de Fonelas P-1 es muy heterogénea en cuanto al origen geográfico de las especies que la componen, habiéndose identificado especies autóctonas de Europa, géneros y especies oriundas del continente austral y, por último, géneros y especies procedentes de Eurasia central y oriental. Por tanto, representa una paleocomunidad en pleno cambio (tránsito Plioceno-Pleistoceno), resultado de un importante evento de dispersión faunística (Evento del lobo + Evento Homo) confirmado e incrementado en taxones por el yacimiento de Fonelas P-1.

Logo

 

Logo

 

Logo

 

Publicación:

Viseras, C., Soria, J.M., Durán, J.J., Pla, S., Garrido, G., García-García, F. y Arribas, A. 2006. A Large Mammals Site in a Meandering Fluvial Context (Fonelas P-1, Late Pliocene, Guadix Basin , Spain ). Sedimentological keys for its palaeoenvironmental reconstruction. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, 242, 139-168.

 

CAMPO 2007

Campaña de marzo (magnetoestratigrafía).

Responsable:

Dr. Miguel Garcés Crespo (Unidad de Paleomagnetismo, Facultad de Geología, Universidad de Barcelona).

Apoyo:

José A. García Solano (Museo Geominero, IGME).

Sila Pla Pueyo (Museo Geominero, IGME + Departamento de Estratigrafía y Paleontología, Universidad de Granada).

 

En M-2

Logo

Campaña de julio

Excavación paleontológica sistemática en Fonelas P-1

Excavación arqueológica sistemática en M-2

Logo Logo
Responsable: Dr. Alfonso Arribas Responsable: Dr. Carlos Díez (campaña pospuesta para 2008)
Huesos fósiles Lascas

 

OTROS

Logo

 

Logo

Veremos en un futuro próximo cómo las capas de antiguos pantanos, con una cronología superior al millón de años, nos ofrecen yacimientos con extraordinaria información paleontológica y arqueológica.

En el año 2006 las localizamos, ya las hemos podido analizar e interpretar de forma preliminar y auguramos interesantes novedades.