Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  14 / 226 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 14 / 226 Next Page
Page Background

14

Aunque hoy día los Pirineos constituyen una gran cordillera montañosa

de la Península Ibérica y una barrera geográfica que separa España de

Francia, su origen es –geológicamente hablando– relativamente “recien-

te”. El lugar ocupado hoy por lasmontañas constituía unmar hasta hace

unos 35 millones de años. Testimonios de este proceso son los restos

fósiles de organismos que vivían en los fondosmarinos y que hoy encon-

tramos en las rocas que constituyen las cimas más elevadas del Parque

Nacional, como enMonte Perdido, amás de 3.300metros sobre el nivel

del mar. El proceso de formación de la cordillera se desarrolló a lo largo

de 250 millones de años. Durante la primera parte de este periodo se

produjo la acumulación de sedimentos en una cuenca marina que, más

tarde, fue levantada hasta formar la cordillera pirenaica.

LOS PIRINEOS: DE UNMAR

A UNA CORDILLERA

Rocas sedimentarias formadas en el fondo de tranquilosmares constituyen hoy el macizo deMonte Perdido,

uno de losmás elevados de la cordillera pirenaica.

Desde la antigüedad, ha llamado la atención de numerosos eruditos e investiga-

dores la presencia de rocas que simulaban restos de organismos marinos en las

cimas de lasmontañas. De una forma general, estas formas recibieron el nombre

latino de “fossile”, que significa “lo que se extrae de la tierra” y no siempre se

aplicaba a objetos que recordaban restos orgánicos sino a una gran variedad de

restos pétreos que resultaban extraños. Muchas de las primeras interpretaciones

de este fenómeno, influidas por la lectura de la Biblia en el caso de los pensado-

res cristianos, llevaron a considerar estos vestigios como restos dejados por las

inundaciones provocadas por el diluvio universal. Sin embargo la intuición de los

primeros investigadores que analizaron conmás detalle estos fósiles, tales como

la de Leonardo da Vinci, resultó correcta. Efectivamente los fósiles no reposaban

sueltos sobre la superficie del terreno, como sería de esperar en el caso de haber

sido depositados por corrientes de agua, sino que se encontraban formando parte

LOS FÓSILES: TESTIGOSDE LA

HISTORIADE LA TIERRA